martes, 23 de noviembre de 2010

Toda una vida me estaría contigo

Ésta mañana he despertado con unas ganas tremendas de hablar con mi abuela Mati (la llamaré en unos minutos) supongo que habré soñado con ella....y la verdad no me extraña, porque no encuentro algo mejor con lo que soñar para despertar con una sonrisa en la cara.


Ella es la madre de mi padre, la mujer mas luchadora que conozco y creo que conoceré, desprende una fuerza que va mas allá del entendimiento del resto de las personas y lo que es aun mas importante, su amor hacia la vida se contagia.
Con los abuelos pasa que una se pone un poco triste cuando recuerda los tiempos de la infancia cuando todo era a tu parecer perfecto, cuando íbamos mi hermana y yo al pueblo de mi padre (a unos 15 minutos del mío) para pasar unos días en casa de mis abuelos, ya fuera por las fiestas patronales o simplemente porque no teníamos cole esos días. Mi abuelo Juan José en su butaca viendo la "pelota", que era cómo él llamaba al fútbol y mi abuela siempre pendiente de que no faltase de nada, siempre queriendo darnos de comer a todos....y creedme que comer aquello no era cualquier cosa, la boca se me hace agua pensando en sus platos, además supongo que influye las ganas y el amor con que se hacen las cosas
Todavía paso por algún sitio y percibo por un segundo un olor que me hace la mas feliz del mundo al recordar aquella casa.
Realmente duele recordar, pero eso no es del todo malo, porque en mi caso duele porque mi infancia fue la mas feliz de las infancias, y allí pasé muchos de los mejores momentos de mi vida.
Me encanta escuchar a mi padre cuando cuenta sus historias de niño, con tan poquito que se disfrutaba, qué valores tan bonitos transmitían....es impresionante cómo cambian los tiempos y cómo fluyen las personas por la vida.

Somos el reflejo de los que nos rodean.

4 comentarios:

  1. Aunque suene a topico,el mundo me gustaba mas antes! Seguro que habia tantos garulos y tanta violencia, pero eramos mas ajeno a todo. Y la gente se tomaba mas tiempo para todo!
    La voz de Feliciano me emociona, siempre me gusto sus versiones!
    Ahora me pincho algo!
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hermosas palabras, dicen mucho de ti Charo.

    ResponderEliminar
  3. Precioso post. Me mataste con Machín.

    Y mira que justo esta mañana me paso algo parecido. Uno de esos recuerdo-encuentros musicales que me puso a pensar en mis mayores y en cuanto los extraño.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hay mi Charo que me sacas la lagrimilla y el Rodri está jarto llorar. Las personas mayores son los auténticos héroes, no los de las canciones.
    Además les has puesto su banda sonora, precioso Charo, precioso.Un abrazo desde el Norte.

    ResponderEliminar