domingo, 21 de noviembre de 2010

Perfecta mañana de domingo


Lluvia y frío a través de mi ventana, una buena manta y Eric Clapton con su Clapton Chronicles.

He tenido una semana extremadamente agotadora y hoy desperté con la sensación de no haber aprovechado el sábado ni para descansar ni para desconectar, tuve uno de eso días en los que no haces mas que dar vueltas por el piso pensando en hacer mil cosas y no terminado ninguna, no quieres estudiar porque la cabeza te estallaría si lo intentases despues de la dura semana, así que piensas en limpiar, preparas incluso lo necesario....pero terminas por dejarlo, la pereza te come por dentro. Así que cociné algo sugerente para mas comensales de los esperados, y eso no estuvo mal, buena compañía, buena comida y buena música. Pero la tarde no estuvo mejor que la mañana, el zapping se apoderó de mí de tal manera que cuando alcancé a mirar el reloj me dí un medio susto porque era tardísimo y una media alegría porque ya era hora de cenar y además estaba sola, así que una buena peli y algo ligerito pusieron fin a mi día de no hacer nada.

Y por ese motivo hoy desperté con cargo de conciencia, el tiempo no acompaña ni mucho menos a salir, tenía que aprovechar mi invitación vip para quedarme en casa haciendo algo de provecho, así que seleccioné unos pocos discos de mi estantería y haciendo uso de los preparativos de limpieza que dejé ayer dispuestísimos para la acción he terminado de limpiar la casa, después de la movida a la ducha....y entonces ya fue cuando mi amigo Clapton entra en acción, creo que pocas cosas se pueden igualar a la sensación de una ducha caliente despues de hacer algo cansado, de esas que duran unos minutos mas de lo normal y en las que la música y el vapor te hacen pensar que ése es el mejor momento del día.

Después de eso, un chándal cómodo y seguimos con Clapton en mi habitación con tan sólo la luz del día lluvioso entrando por mi ventana, me siento en alfombra con una buena manta de esas de herencia de los abuelos y hago una de las cosas que mas me agradan en esta vida, que es leer vuestros post.....tras semejante sesión de relax necesito confesarme y dejar caer todo lo que pasa por mi mente aquí en el place.

Y ahora abriré una botella de vino y brindaré por vosotros al son de Tears in heaven mientras preparo plato para uno en un día que me está resultando tan sencillo y tan perfecto, porque a veces lo que necesitamos es la única compañía de nosotros mismos y no alcanzamos a verlo.

3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo, muchas veces la mejor compañía es la que nos brindamos a nosotros mismos,no digo en soledad, digo nosotros mismos.
    Aquí desde el otro lado del charco, con un día de sol y 30 grados.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  2. Que buen plan te has marcado,mas o menos cmo yo ,algun disco diferente!
    un abrazo

    ResponderEliminar