lunes, 3 de enero de 2011

Sentimientos con forma


La magia de este disco me hace refutar las tantas teorías científicas demostradas acerca de la compleja descripción de lo que son los sentimientos, porque mientras escucho "The Crying Light" de Antony & The Johnsons se forma en mi cabeza una historia destinada a cada tema en las cuales los personajes no son otra cosa que sentimientos disfrazados de realidad terrenal. Es mi interpretación, es lo que yo siento y mi mente destila a partir de las escuchas.


Todo comienza con Her Eyes Are Underneath The Ground, un niño de unos 10 años está sentado en un pequeño resalto de una explanada de piedra gris mientras es observado por un anciano a pocos metros, el anciano se acerca, y sin mirarle le anuda las manos a las suyas; la escena dura unos minutos sin que ninguno mude su actitud, hasta que el señor se levanta y se marcha sin mirar atrás dejando al chico con una sombra de sonrisa.....


Sin embargo con Epilepsy Dancing imagino un paisaje totalmente diferente, todo es verde, amarillo y salpicado con diferentes tonos cromáticos, una adolescente baila en un gran jardín con un maniquí....su vestido se alza con el aire al moverse entre los brotes de margaritas; mira a su "pareja" de baile con ojos abiertos casi sin pestañear, seria....


Al escuchar One Dove veo a tres soldados que vuelven de una guerra tras años y años sin volver por casa, caminan juntos sin decirse nada, sucios, desaliñados y heridos; el que camina a la derecha, rompe a llorar sin poder evitar parar la marcha unos segundo, y la situación se repite cada cierto tiempo en todos ellos, pero ninguno espera ni consuela al otro, sólo siguen caminando....

Todo historias que ni yo entiendo, y podría seguir con todo el disco....es una maravilla que de unas canciones pueda sacar estas historias, y que de estas historias pueda sacar mis mas profundos sentimientos, muchos pensareis que todas las historias son tristes, pero creadme que no es así, a veces, mas de la que nos gustaría, enmascaramos sensaciones. Suerte que yo cuento con la música como la de Antnony para ser sincera conmigo misma, y sé que a la gran mayoría de vosotros os pasa lo mismo, aunque no sea ni con este disco, ni  con este artista....¡eso es lo menos!es mas, me atrevo a decir que si David Bisbal os deja algo así, ¡bien por ustedes! porque cada persona es un mundo complejo y diferente a otra, cada uno necesita buscar aquello que le lleve a la autenticidad, sólo eso nos hará querernos a nosotros mismos y querernos entre nosotros seamos lo que seamos.

5 comentarios:

  1. Esa es una de las magias de la música. Enfrentarnos, exponernos. Me gusta tu post.

    Saludos

    Por cierto, adoro a Antony and The Johnsons. La voz de Hagarty es un tesoro de nuestro tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Yo también he sido embrujado por Antony. Su forma de expresión dramática me tiene enganchado (y a mi hija Clara) desde el primer disco. Todo lo que hace es emocionante. Estupendo post, Charo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ay mi Charo...pero qué bonita entrada. Este disco es algo especial, a mi me hace soñar con en cuando era bebé y estaba en brazos de mi madre...es un gusto el que siente el alma cuando lo escucho...llámame hortera pero así lo siento.Te hace verte a ti mismo y tu relación con los demás, te hace tratar de ser mejor persona.
    Gustito para el alma! jajaja.
    Tons of Love mi niña.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Paco es genial que a Clara también le haya enamorado Antony!
    Y Mentor! ¿cómo me vas a parecer hortera??jajaja es genial que te haga soñar con algo así, creo que ha sido la mejor elección que he podido tener para principios de año, así empiezo el año renovada! un beso a todos!

    ResponderEliminar
  5. Increible las historias que has creado,y magnífico lo que has escrito al final sobre las personas,y las sensaciones ante la música!! Por cierto,amo el sonido y la voz de "Antony And The Johnsons" conocí esa increible voz,a la escucha del album "Volta" de Björk...........y quedé enganchada!!

    ResponderEliminar